– NUESTRAS INSTALACIONES –

Las buenas instalaciones con las que cuenta la Casa de la Esperanza pueden hacer parecer que la institución goce de una buena salud económica, pero la realidad es más bien la contraria. Por eso queremos explicar aquí la historia y el financiamiento de nuestro patrimonio, que a día de hoy nos es difícil mantener.

La historia comienza cuando alrededor del año 1997 se solicitó a FONAPAZ el apoyo para para la construcción de 8 aulas, que fue denegado durante dos años. Este organismo que surge después de los acuerdos de Paz. Son fondos para desarrollo, construcción de infraestructuras, enlazar a la sociedad civil con el estado y otros aspectos para promover el desarrollo de las comunidades.

FONAPAZ dio respuesta negativa a las solicitudes, pero se comunicaron con el FIS (Fondo de Inversión Social), que también fue creado después de los Acuerdos de Paz para que el gobierno invirtiera fondos dirigidos a las comunidades rurales.

En 1999 el FIS asume la construcción de las 8 aulas solicitadas. Al no existir suficientes inmuebles para albergar un Instituto, en un principio estas aulas se usaron como residencia de estudiantes de Perito Contador, Bachilleres y Secretarios. 12 alumnos de aldeas que estudiaban en el pueblo usaron dichas aulas como alojamiento.

Posteriormente, los padres de familia de las comunidades solicitan la posibilidad de estudiar Básico en las instalaciones del instituto. Por este motivo, entre los años 2000 a 20002 se gestiona con la familia Dolan, procedentes de Nueva York, la construcción del salón de usos múltiples, comedor, cocina, un aula más y dos dormitorios. A partir del 2003 ya las instalaciones están preparadas para recibir hasta un máximo de 400 estudiantes, ,aunque nunca se ha alcanzado esa cifra. En este tiempo se construyen también los sanitarios de hombres y mujeres y dos fosas sépticas.

El diseño de estas construcciones fue realizado por el arquitecto German Cutzal Mijango, hermano del fundador Salvador Cutzal. La parte frontal del edificio representa la crotálica de la serpiente emplumada, que según los mayas es el surgimiento de la vida en el agua. El otro aspecto de la fachada contiene parte del huipil de San Juan Comalapa, del grupo maya Kakchikel. Otro aspecto más de la fachada es el círculo de la cruz maya que representa los 4 elementos sagrados. La puerta principal está construida con maderas preciosas de Petén, de cedro y caoba. Simboliza el calendario maya y azteca.

Cuatro años después, en 2007, se inicia la construcción de dos módulos más para albergar las oficinas del centro y una segunda planta con dos aulas más, para las dos sedes de la escuela de Enfermería.

Durante estos años todo fue posible gracias a la ayuda de la familia Dolan, pero en 2011 dejaron de apoyar financieramente a la escuela y desde entonces se viene atravesando una crisis financiera que hace difícil mantener el funcionamiento diario de la institución.

Actualmente, comenzamos el 2015 renovando las duchas, los conductos de agua, las bombillas, los vidrios rotos. Esto ha sido posible gracias al apoyo económico de la ONG Population Council, que organiza aquí un proyecto de capacitación de mentoras.

La necesidad que tiene la escuela actualmente con vistas al futuro es la de construir dos dormitorios más, con sus respectivos baños y pilas, ya que a día de hoy son algunas aulas las que hacen la función de dormitorios.