El Instituto Maya Ochoch Hik´eek Casa de la Esperanza es un centro educativo de carácter comunitario y de servicio social, no lucrativo, que brinda servicios de Educación Básica, con pertinencia cultural maya en modalidad de alternancia a población estudiantil histórica y geográficamente excluida de procesos educativos formales del ciclo de educación básica.

 

El Instituto busca contribuir e incidir en la formación de líderes y lideresas que en el futuro se constituyan como orientadoras y orientadores en la búsqueda de soluciones a los problemas de la comunidad y el ejercicio de los derechos del pueblo maya, en el marco de un Estado pluricultural e intercultural.

Por tanto, nuestra misión es ofrecer una educación alternativa basada en la cosmovisión de la cultura maya, a partir de la realidad de las comunidades, para contribuir a la construcción de una sociedad: democrática, socialmente justa, intercultural, ecológicamente responsable, con un modelo propio de desarrollo económico y solidaria.

Los fundamentos de nuestra filosofía se encuentran en la historia, la cultura y cosmovisión del pueblo maya, entre los que se destacan: el respeto al Ajaw (Creador del Universo) y a la madre naturaleza como base fundamental de la vida, la armonía que alimenta las relaciones de convivencia pacífica entre todos los seres y el equilibrio en la persona y en la naturaleza como un todo integrado.

 

Modalidad de estudios alterna

El centro basa su funcionamimento en una modalidad de estudios dividida en dos fases: presencial y a distancia, que suelen tener la duración de 15 días cada una. En la fase presencial los jóvenes  realizan su proceso de aprendizaje el centro educativo de forma intensiva y durante la fase de educación a distancia los estudiantes deben realizar las tareas indicadas en el centrp.

Al tratarse de estudiantes de bajos recursos, esta modalidad permite a las familias permitir a los estudiantes participar en el proceso educativo sin abandonar sus actividades productivas en la comunidad, ya que de las mismas depende la sobrevivencia familiar y el desarrollo comunitario.

Entendemos la alternancia como una formación permanente, ya que permite a los y las estudiantes mantener el vínculo con su familia y comunidad y toman de ésta elementos para analizarlos y al mismo tiempo aplican su aprendizaje en las actividades personales, familiares y comunales. El trabajo productivo, el comercio, la salud, la organización, la cultura, pero, especialmente las personas de la comunidad, se convierten en fuentes de aprendizaje a través de la investigación e interacción impulsadas por el proceso educativo.

Visitas a las comunidades

Durante el tiempo en que los y las jóvenes se mantienen en sus comunidades, la continuidad del proceso educativo se logra a través de la educación a distancia. Pero, ¿Qué tipo de educación a distancia? Es importante respondernos a esta pregunta, ya que no estamos hablando de un sistema tradicional de educación a distancia, en el que los y las estudiantes leen los contenidos de los materiales, hacen algunos ejercicios, memorizan y responden a un examen. Hablamos de un proceso alternativo, fundamentado en la realidad de los y las jóvenes y las comunidades.

Los materiales educativos deben facilitar y promover la relación del estudiante con su contexto; no sólo con su entorno físico, sino sobre todo, con su entorno sociocultural, tanto desde una visión histórica, como de la situación actual y las perspectivas futuras. A través de esta interacción texto-contexto lograrán aprendizajes realmente significativos, es decir, con sentido y utilidad práctica.

Dependiendo de los recursos del centro, los educadores, además de facilitar la fase presencial, acompañan a los y las jóvenes en las comunidades, animando, apoyando y orientando las experiencias de aprendizaje. Esto les permite, aparte de asesorar a las y los estudiantes, conocer la problemática de las familias y las comunidades para adaptar permanentemente el proceso formativo a la cambiante realidad.

En los últimos tiempos esta modalidad ha tenido que abandonarse debido a la escasez de recursos de los que dispone la entidad, pero contamos con la esperanza de poder reanudarla en un futuro.

 

Objetivos

 * Desarrollar el ser maya, desde la práctica integral y sistemática de la cultura cosmogónica maya.

* Promover la participación comunitaria de hombres y mujeres.

* Promover procesos de autogestión comunitaria desde el proceso educativo.

* Desarrollar críticamente los conocimientos técnicos y científicos mayas y de otras culturas.

* Fortalecer la visión del servicio social.

* Promover acciones que mejoren las condiciones de vida de las comunidades.

*Preparar para la vida política local, regional y nacional en el marco de la construcción de un Estado pluricultural e intercultural, democrático, participativo y equitativo.