BIBLIOTECA PÚBLICA OCHOCH HIK’EEK

La idea de tener una Biblioteca Pública que sirva tanto para la escuela como para la comunidad, un lugar donde se puedan prestar libros, acceder a internet y crear un ambiente relajado de lectura, juego o estudios, ha sido un sueño desde que se iniciara el proyecto Ochoch Hik’eek. Ya habíamos recibido muchas donaciones de libros y teníamos un equipo de ordenadores donde se impartían las clases de computación, pero necésitabamos el tiempo, el esfuerzo y el conocimiento de alguien que pudiera organizar y poner orden a todo el material.

Gracias a la llegada en agosto de 2016 de Roberto y Ana, dos voluntarios llegados desde Argentina y Colombia,  y tras dos meses de duro esfuerzo, trabajando con los demás patojos y maestros. ese sueño se convirtió en una realidad a finales de Octubre de 2016. Les estaremos eternamente agradecidos. Ahora ya contamos con un catálogo de cientos de libros etiquetados, que se pueden prestar y estamos iniciando el proyecto para convertirla en una biblioteca Pública, para que gente del barrio tenga acceso a las computadoras y al préstamo de libros.

En el enlace PROYECTO BIBLIOTECA podrás leer la experiencia de Ana sobre su trabajo en la Casa de la Esperanza.

 

El proyecto pretende fortalecer los servicios y programas bibliotecarios y de fomento a la lectura y escritura, con el apoyo de las nuevas tecnologías de información y comunicación, principalmente computadoras con conexión a internet, enfocado a la niñez y juventud de escasos recursos económicos que necesitan un espacio cultural y educativo donde se enriquezcan intelectualmente y puedan consultar sus tareas escolares. TAmbién la iniciativa proyecta que la Biblioteca Pública cuente con catálogo bibliográfico, dotación de tecnología de punta, implementación de programas de lectura, que apoyen las actividades escolares en el Instituto Básico Maya,

Pero aún quedan cosas por mejorar en un futuro. Se necesitan nuevas computadoras y conexión a internet para todas ellas, pero el coste de mantenimiento en estos momentos no lo puede asumir la escuela. Iremos mejorando poco a poco.

Tras los trabajos de nuestros voluntarios y patojos, en octubre de 2016 se hizo una bonita ceremonia maya para inaugurarla, deseando que brinde mucha ayuda y conocimientos a todos los que paseen por sus estanterías, lean sus libros y disfruten de sus juegos.

 

 

¡BANTI’OX ANA ROBER!