Tenemos buenas noticias desde la Casa de la Esperanza. Ya se han terminado las obras del tejado de las habitaciones de los patojos. Ahora ya podrán dormir sin que haya goteras en los días de lluvia. Todo esto ha sido posible gracias a las donaciones que consiguió nuestra voluntaria Sally de Luxemburgo.

¡Muchas gracias!