Hoy les presentamos a nuestras trabajadoras más incansables, de las que no sería posible la vida en la escuela sin ellas. Las COCINERAS: Rita y Magdalena.

Más de 90 niños, 1200 tortillas por día para acompañar el menú cotidiano (desayuno, almuerzo y cena). Todas las mañanas desde las 4 de la madrugada madrugan Rita y Magdalena llegando a Casa de la Esperanza para empezar a separar frijol por frijol, los buenos de los que no están aptos para el consumo, para empezar a preparar el menú del día.

Muelen el maíz con ayuda algunos patojos y preparan las tortillas mientras hierven frijol. El sol nace victorioso en un nuevo amanecer y con él los patojos dispuestos a tener un nuevo día de aprendizaje. El desayuno los está esperando al sonar la campana.

Luego de una mañana agitada de clases salen con mucho hambre y una vez más, a horario el almuerzo está ahí esperándolos. Un breve descanso para ellas y pasando la tarde… al oscurecer, la deliciosa cena está servida. Luego de acomodar vuelven las cocineras a sus casas pasadas las 21:00, cansadas, pero satisfechas. Otro día más que los niños se van a dormir con la panza llena.

Rita y Magdalena, un ejemplo de mujeres que revolucionan con la acción. ¡Les estamos muy agradecidos por su trabajo!