Guatemala tiene los niveles más bajos de salud y educación en relativo a lo que sería el Producto Interior Bruto (PIB) en América Latina. El comité (de los Derechos de los Niños) continúa estando profundamente preocupado por la desigual distribución de riqueza y tierras, y por los altos niveles de exclusión social, en particular sobre las poblaciones rurales e indígenas. Y porque todo esto obstaculice el completo cumplimento de derechos económicos, sociales y culturales.

El reclutamiento de profesores de calidad en aéreas rurales de Guatemala supone un problema grande porque conlleva un traslado diario de varias horas para llegar a las aldeas; Debido a este inconveniente, muchos profesores buscan empleo en pueblos más grandes. Sin mencionar que la mayoría de las aulas del país, en particular en el área rural de Guatemala, no cumplen con los mínimos requeridos de espacio en el aula, equipamiento y mobiliario, material de enseñanza y/o agua y sanidad.

En Ochoch Hik’eek somos muy afortunados de tener una asociación establecida, la cual proporciona una oportunidad de educación para los niños de las familias rurales. La escuela funciona con un plan intensivo de 15 días en los que residen en la misma escuela, seguido de otros dos semanas en que los niños regresan con sus familias para trabajar y ayudar en los ingresos del hogar. Sin embargo, aún supone una dificultad económica para las familias el hecho de enviar a uno de sus hijos a la escuela. La mayor parte de los estudiantes que vienen a nuestro proyecto procede de familias con muy bajos recursos y con al menos otros 4 niños más en casa, que también esperan su oportunidad de poder tener una educación digna.

La Casa de Esperanza es una escuela muy diferente, en la que se trabaja bajo el concepto de la autogestión. Los jóvenes se despiertan a las 4 de la mañana para ayudar a preparar el desayuno y limpiar el lugar antes de empezar sus clases a las 7 am. Después del almuerzo, son los mismos alumnos quienes limpian las mesas y la cocina, todos lavan sus platos y continúan trabajando: chapeando la hierba del terreno escolar, barriendo, etc. para continuar sus clases entre las 2:00 y las 5:30 de la tarde. Antes de la cena los niños lavan sus ropas a mano, se bañan o dejan el tiempo para descansar. Después de la cena, llega la hora del estudio, momento en el que realizan tareas o repaso de sus materias. Los jóvenes trabajan de forma muy intensa y colaborativa, para poder mantener la escuela en un equilibrio diario. Con este modo de trabajo buscamos el crecimiento personal de cada alumno, potenciando valores como la colaboración y el aprecio por el esfuerzo.

Según el Banco Mundial se estima que aproximadamente el 75% de la población vive bajo el umbral de la pobreza, definido como un ingreso insuficiente para comprar una cesta básica de bienes y servicios. La pobreza prevalece especialmente en áreas rurales en el norte, noroeste y sudeste de Guatemala y recae de forma primaria sobre miembros indígenas sin educación de la población. Más del 90% de la población indígena vive con un ingreso que queda por debajo del umbral de pobreza. Esto es por lo que necesitamos tu ayuda.

 

Aquí hay unos ejemplos del coste de la vida en Guatemala:

$8  paga el coste del transporte (ida y vuelta) de un alumno hasta la escuela.

$30 puede proporcionar una visita oftalmológica a 30 estudiantes

$40 compraría un par de lentes graduadas

$70 es lo que cuesta una revisión ginecológica para 10 chicas

$115 pagaría  la mensualidad escolar de 3 estudiantes

…la lista podría seguir y seguir. Nuestro objetivo a corto plazo es cubrir las revisiones de salud básicas para los estudiantes, ya que muy pocos han tenido acceso a ellas. A largo plazo, y si llegásemos a contar con todo el apoyo necesario tanto económico como humano, ofrecer becas anuales para cada alumno.

Toda ayuda, por pequeña que sea, puede contribuir al futuro de estos niños cercados en un país con pocas oportunidades y que, a pesar de todo, quiere verlos surgir. Con la campaña de Fundraising  a través de FundRazr trata de ayudar a las familias rurales de Guatemala apoyando económicamente las necesidades básicas de los niños y con esto ayudar también a nuestra misma supervivencia.

¡GRACIAS!