En los recreos algunos patojos corren a pedir los instrumentos para poder aprender a tocar la guitarra y el ukelele. Estas sencillas láminas las realizaron días anteriores junto a Mauricio, voluntario de Argentina, para empezar a promover el auto-aprendizaje e interés por los mismos.

Actualmente no disponemos de muchos instrumentos, por lo que si alguien tiene algún instrumento que esté en desuso en su casa o se anime a donar, ¡desde ya le estamos muy agradecidos! De esta manera poco a poco podremos ir armando una sala de música para mejorar la calidad de enseñanza.

¡Sean felices, no hay otra manera de vivir!